RECETAS DE ACEITE PARA BARBA

Hoy en día en el mercado puedes encontrar muchos (incluso demasiados…) aceites para el cuidado de la barba, algunos de estos aceites están realizados con productos de calidad, otros, sin embargo, se esmeran en una etiqueta llamativa y olvidan los ingredientes más importantes, incluso los venden como “naturales” cuando están llenos de productos químicos, conservantes, colorantes, etc.

En este post os contamos algunos aceites que se pueden utilizar y recetas básicas para preparar nuestro aceite para barba, ¿os animáis?

No existe una receta definitiva, cada barba y cada piel es única y se comporta de manera diferente, incluso dependiendo de la época del año o del lugar (si el ambiente es húmedo, seco, frío, etc.) pero lo que está claro, es que hay aceites mejores y peores, y que dentro de los mejores, habrán algunos que ofrezcan mejores resultados tanto  para nuestra barba como para nuestra piel (muchas veces olvidada y es realmente importante).

¿Qué es un aceite base y un aceite esencial?

Los aceites base, son aceites vegetales, generalmente extraídos por prensado de semillas oleaginosas, como por ejemplo el aceite de oliva, sin embargo, los aceites esenciales son aceites volátiles, muy concentrados, que se encuentran en diversas partes de las plantas: hojas, frutos, cortezas, etc. su principal sistema de extracción es por destilación, son muy potentes y con un fuerte aroma.

En este artículo os vamos a descubrir algunos aceites base que puedes utilizar y aceites esenciales para aromatizar y aprovechar sus muchas propiedades.

Recetas mágicas (o casi…) para el cuidado de la barba:

Hay que usar siempre uno o varios aceites vegetales base, es decir, los que conformarán el cuerpo principal de nuestro aceite para barba, para ello podemos utilizar:

El aceite de jojoba, es muy especial.

Para empezar, no es un aceite como tal. Lo que realmente se extrae de la planta es una cera vegetal, con propiedades físicas y químicas muy útiles para la industria en general y especialmente para la cosmética de la más alta calidad. Por su textura, se usa como componente esencial de muchos serums, cremas, champús y jabones

Este aceite/cera posee gran cantidad de ceramidas (95%) componentes esenciales de la capa más externa de la piel, cuya función es hidratar y equilibrar las zonas grasas de la piel.

Es excelente como hidratante de la piel y antiinflamatorio, ideal para pieles maduras, incluso con psoriasis o dermatitis y por supuesto, para el cabello, disolviendo el sebo que se deposita en los folículos obstruyéndolos y perjudicando su crecimiento, además previene la caída del cabello y la descamación de la piel.

Por si todo esto no fuese suficiente es muy rico en vitamina E, un potente antioxidante que actuará como conservante natural en nuestro aceite para barba.

Aceite base de jojoba
Aceite de Jojoba

Este aceite se usa mucho para masajes o baños por ser muy bien tolerado por la piel actuando eficazmente contra la sequedad y la deshidratación.

Por su gran contenido en vitamina E y sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, es especialmente recomendable para las pieles secas y para las líneas de expresión, dando vida a la piel del rostro.

Muy adecuado para el cabello en general, lo fortalece y evita su caída al mejorar la circulación y fortalecer los vasos sanguíneos y por supuesto para la barba.

(Se puede usar como mascarilla capilar aplicando una cantidad generosa y dejando actuar mínimo 20 minutos, luego lavar con champú)

Aceite de semilla de Uva
Aceite de semilla de uva

Uno de los mejores aceites para la piel y el cabello.

Rico en ácidos grasos esenciales, antioxidantes, vitaminas y minerales que regenera la piel, la hidrata y suaviza. Actúa como protector de la piel y del cabello protegiéndolo del daño solar y rehidratándolo. El Aceite Puro de Argán es ideal para combatir los signos de la edad, aportando elasticidad y luminosidad, además de no obstruir los poros, como sí lo pueden hacer otros aceites.

Se integra perfectamente en el manto lipídico de la piel y es recomendable incluso para las pieles grasas o con tendencia a la aparición de acné. Es apto para cualquier tipo de piel, facial y corporal, para el cabello y el cuero cabelludo para las uñas y por supuesto para el vello facial, lo nutre y le aporta brillo devolviendo su salud incluso a los más castigados.

Aceite de Argán
Aceite de argán

Quizá menos conocido que los anteriores, es un aceite excelente si tienes problemas en la piel, tipo acné, caspa, infecciones, etc,

Su fragancia puede resultar un poco fuerte, pero es un gran bactericida y fungicida, ingrediente básico en productos anticaspa y antiacné con propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes.

Es capaz de aumentar la síntesis del colágeno en la piel y es usado también para tratamientos antienvejecimiento.  Si lo usamos para nuestro aceite hay que poner poca cantidad por su fuerte olor.

Aceite de Neem
Aceite de neem

Si nuestro problema es la piel seca, ¡¡este es nuestro aceite!!

Especialmente indicado para pieles secas, sin brillo o desvitalizadas. Es muy eficaz en el tratamiento de dermatitis, eczemas, soriasis, cicatrices y previene la caída del cabello.

Aceite de agacate
Aceite de aguacate

Es uno de los aceites más utilizados en cosmética. Es antiinflamatorio, hidrata y protege la piel, evitando irritaciones y mejorando la elasticidad de la misma. Con una relación calidad/precio excepcional.

Estos serían los principales aceites vegetales base. Podríamos usar sólo uno o combinarlos, que es lo más recomendable.

El uso de uno u otro dependerá de las características de nuestra piel e inevitablemente, de lo que nos queramos gastar, ya que el de jojoba y el de argán son de los mejores, pero también de los más caros.

Sin embargo, se puede combinar el de semilla de uva o almendras, solos o con un poco de jojoba o argán. Como ya hemos visto, si tenemos la piel muy seca, es recomendable el de aguacate.

Todos estos aceites ayudan a reducir la casi inevitable descamación en la piel cuando sale la barba, por tanto, ayudan al cuidado, fortalecimiento y mantenimiento de la barba desde los primeros estados, ya que nutren vello y piel y calman el picor.

Aceite de almendras dulces
Aceite de almendras dulces

IMPORTANTE

Los aceites vegetales base, deben ser de primera extracción, no procesados, les podemos añadir los aceites esenciales de nuestra elección, las variaciones son infinitas, podemos utilizar aceites esenciales cítricos, como bergamota, naranja, limón, lima, pomelo… Más mediterráneos, como el romero o lavanda, o con olor a flores como el de Ylang-ylang, geranio o jazmín, si te gustan otros aromas más especiados, tienes canela o jengibre, y si los quieres más de “madera”, el cedro o el pino. Si te gusta un efecto balsámico… utiliza el aceite de eucalipto y el de menta.

Recetas:

Como ya hemos comentado, no hay una receta única que funcione a la perfección, el secreto está en encontrar la nuestra. Pero unas posibles ideas para ir empezando serían:

Receta 1, para una barba “normal”, ni grasa ni seca. Con aroma cítrico

Ingredientes:

  • Un bote de cristal de, al menos, 30ml, mejor color ámbar y con cuentagotas. Puedes reutilizar uno de otro aceite.
  • Un embudo pequeño
  • Un medidor de ml
  • 15ml de aceite de jojoba
  • 15ml de aceite de semillas de uva
  • 5 gotas de aceite esencial de Bergamota
  • 5 gotas de aceite esencial de Romero, si lo quieres más cítrico todavía, utiliza aceite de pomelo, lima o limón.

Receta para una Barba “normal” ni grasa ni seca, aroma amaderado.

  • Bote de cristal de 30ml
  • Embudo pequeño
  • 15ml de aceite de semillas de uva
  • 15ml de aceite de almendras (puede ser también jojoba, depende de tu presupuesto)
  • 5 gotas de aceite esencial de cedro
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda (o de pino, si te gusta más “de bosque” todavía)

Receta para barba seca o con mucha descamación.

  • 15ml de aceite de aguacate
  • 15ml de aceite de jojoba o argán
  • Frasco de 30ml
  • 5 gotas de aceite esencial de romero
  • 5 gotas de aceite esencial lavanda, estos dos aceites son muy desinfectantes

Podeís encontrar los aceites esenciales de tu elección en este enlace.

Procedimiento:

Medimos los aceites vegetales base, los juntamos, y añadimos los aceites esenciales, poco a poco, removiendo suavemente, para que no se evaporen, ya que son muy volátiles.

Se deja reposar unas horas…(24 horas sería lo mejor) y ya lo tenemos listo para usar.

Y la pregunta del millón… ¿cuánto dura en buen estado?  Pues, veamos, no tiene conservantes artificiales, y si no hemos esterilizado el tarro primero (cosa que podemos hacer hirviéndolo 10 minutos en agua), no podemos decir con toda seguridad que va a durar 1 año, pero, por otro lado, los aceites que hemos utilizado (no hay agua en las recetas) tienen mucha vitamina E que actúa como conservante natural.

Por todo ello, podríamos decir que la duración media sería de unos 6 meses, teniendo la precaución de no dejarlos al sol, ni abiertos, etc…  Como norma general, si al cabo de los meses notamos que el olor ha variado, es el momento de cambiarlo.

Como véis, las posibilidades son casi infinitas y podéis personalizar vuestro aceite y hacerlo único.

Si tenéis alguna duda o podemos echaros una mano no dudéis en poneros en contacto con nosotros y os ayudaremos encantados.

Beneficios de los Aftershaves

Presumir de un afeitado impecable y cómodo depende de la combinación de varios factores, pero no es, ni mucho menos, tarea imposible.

El hecho mecánico de una cuchilla afilada deslizándose sobre nuestra cara y cuello puede implicar en mayor o menor medida la erosión de nuestra “querida” piel. Estos pequeños cortes, irritaciones, sensación de tirón, etc…que puede generar el afeitado son para muchos algo casi inevitable y que asumen con resignación, pero existe una solución (entre otras y combinada con otras…) que, aunque conocida y utilizada por la mayoría, quizá no lo hagamos siempre de la manera más adecuada o con el producto que más se adapte a nuestras necesidades, las lociones y bálsamos post afeitado, los aftershaves.

¿Por qué usar un aftershave?

Los beneficios del aftershave:

  • Calma la irritación de la navaja de afeitar o de la cuchilla.
  • Desinfecta y activa la cicatrización de pequeños cortes (propiedades antisépticas y astringentes).
  • Rehidrata la piel regenerando la capa lipídica protectora que se elimina con el afeitado.
  • Sensación de bienestar y frescura inmediata.

 

La importancia del aftershave para calmar la piel

Al afeitarnos no sólo cortamos el vello, también arrastramos parte de la piel y eliminamos la capa lipídica. La utilización de un aftershave de calidad ayuda a nuestra piel a recuperarse. Insisto, no es la única solución y si el resto de cosas no las hacemos de forma correcta las propiedades de un aftershave no curarán todos los males, pero hoy hablamos de aftershave…

Pero todas las pieles no son iguales (ni siquiera la misma piel se comporta igual a lo largo de las estaciones o años…) debemos elegir un aftershave adecuado a nuestras cambiantes necesidades.

Elige un aftershave no para calmar e hidratar “la piel” si no para calmar e hidratar “tu piel”.

Algunos ejemplos de aftershaves

Hay bálsamos, lociones, con o sin alcohol, etc. Elige tu aftershave en función de tu tipo de piel

  • Tu piel es seca o con tendencia a la sequedad… mejor bálsamo.

Con una textura cremosa y por lo general menor contenido en alcohol que las lociones, los bálsamos suavizan e hidratan la piel y suelen dar mejor resultado si tu problema es la irritación y no tanto los pequeños cortes.

Por suerte, la variedad de productos es generosa. Enriquecidos con manteca de karité, aceite de argán, aceite de almendra dulce, aceite de oliva, manteca de cacao, aloe vera… para cubrir nuestro gusto personal y sobre todo, hidratar y nutrir intensamente la piel.

 

  • Tu piel es grasa o mixta…elige una buena loción.

Las lociones contienen un nivel de alcohol mayor que los bálsamos, son más fluidas, suelen ofrecer un aroma más reconocible y su absorción es mucho más rápida.

El alcohol tiene ventajas y algún que otro inconveniente.

Su acción desinfectante y astringente es muy eficaz para cerrar pequeños cortes de forma rápida, pero reseca la piel y para bien o para mal, como aprendimos de pequeños…el alcohol “escuece”. Esta sensación es para unos tonificante (quizá más evidente en las lociones mentoladas) y para otros desagradable (confieso que soy de los primeros…)

Pero no se trata de sufrir si no todo lo contrario, si tu piel es sensible o simplemente no te gusta la sensación del alcohol, elige un bálsamo o lociones con bajo contenido en alcohol (incluso algunas no tienen alcohol…) o combínalo con una crema hidratante.

 

  • Piel “normal”, el lujo de poder elegir

Si no tienes una piel con necesidades tan específicas, tienes mucha suerte, puedes elegir entre infinidad de bálsamos, lociones, bay-rum, cremas hidratantes e incluso combinarlos entre ellos como más te guste.

Algunos no salen de casa sin un poco de loción para después del afeitado, sólo por el placer de sentirse bien todo el día, por la sensación del “trabajo bien hecho”.

Otros, por el contrario, prefieren la efectividad, una hidratación profunda que no interfiera con su perfume favorito.

Las opciones son muchas (por suerte) y aunque a veces uno se sienta superado, lo cierto es que es difícil equivocarse terriblemente. En La Barbería Shop podrás encontrar aftershaves de todo tipo y estaremos encantados de poder echar una mano:

Bálsamos hidratantes, lociones con o sin alcohol, con aromas potentes, sin ellos…algunos te recordaran las barberías de antaño, y otros son más especializados y modernos. Amaderadas, cítricas, mentoladas…no hay una receta universal, uno debe ir probando lo que mejor le funciona, además, a lo largo de las estaciones y climas, nuestra piel no tiene las mismas necesidades.

Quizá en verano nos guste más un after alcohólico mentolado (superrefrescante), o un aroma más especiado… con o sin aceites vegetales, vegano o no…

Y si todo esto no te convence tienes la piedra de alumbre, ya sea en forma de lápiz hemostático, o en forma de barra. Natural y efectiva puedes combinarla con lociones y bálsamos, es un accesorio esencial para el tratamiento de pequeños cortes, apreciada desde hace siglos por sus propiedades astringentes y antibacterianas, también es un eficaz desodorante sin aroma.

¡Bienvenido al universo del afeitado!

aftershaves o postshaves

 

 

CABEZAL PEINE ABIERTO VS PEINE CERRADO

El peine abierto, expone más la cuchilla ofreciendo un ángulo más “agresivo” al deslizarla. Es más adecuada para barbas muy duras y densas y para apurados mayores con menos pasadas.
Las de peine cerrado (distinguibles al tener una “barra” con la que se expone menos la cuchilla) es perfecta para la mayoría, cuando le coges el tranquillo ofrece apurados espectaculares y permite más errores antes de cortarte, aunque tampoco es que un peine abierto sea nada extremo, es perfectamente seguro pero requiere más práctica.

¿Alguna duda sobre qué producto elegir? llámanos o escríbenos. www.labarberiashop.com

 

Diferencia entre peine abierto y peine cerrado

Diferencia entre peine abierto y peine cerrado

Razones para empezar con el afeitado clásico húmedo.

1. No es difícil, lógicamente hay un periodo de aprendizaje, pero es cuestión de dedicarle algo más de tiempo al principio, luego, los resultados merecen la pena y el tiempo es equivalente.

2. Para todos los presupuestos. Los utensilios que se utilizan pueden ser muy asequibles y rentables. Hay dos maneras de empezar en el afeitado clásico, con maquinilla clásica, llamada también en inglés “safety razor” cuya traducción literal sería cuchilla de seguridad, o directamente con navaja barbera o shavette.  En este post, y para principiantes, nos inclinamos por las maquinillas clásicas, al ser más asequibles económicamente, pero si tu intención es acabar afeitándote con navaja o shavette, te recomiendo no comenzar por maquinilla e ir directamente a navaja, es otra manera de empezar.

Una vez has invertido en una maquinilla clásica, (las hay desde unos 15€ –Feather popular– hasta más de 200€ –Feather AS-D2-S-), con un desembolso de unos 30-40€, tendremos una maquinilla clásica con una excelente calidad (Mühle, Merkur, Fatip…).  Mira las diversas opciones en el apartado maquinillas de afeitar de nuestra web.

 

3. Los recambios son muy baratos. Una vez ya tenemos nuestra maquinilla clásica, es cuestión de ir probando las cuchillas de afeitar. Todas nos valen, es decir, son universales y la clave está en ir experimentando. Lo ideal es probar diferentes marcas y encontrar la que nos va mejor. El paquete de cuchillas (unas 10, aunque hay de menos) te puede salir por 0,90 más o menos, y cada recambio lo puedes usar varias veces y por ambos lados, por tanto es mucho más barato que las multihojas comerciales. Y más ecológico, menos residuos.

4. Los productos de afeitado clásico: jabones, cremas, aftershaves… son muy saludables. Con una calidad superior, muy por encima de los geles y espumas envasadas, donde la mayoría que compramos es aire, los clásicos están fabricados con componentes naturales y realmente mejores para nuestra piel, sin químicos perjudiciales provenientes del petróleo. Incluso los hay orgánicos y veganos. Además, el rendimiento es muy superior a lo geles y espumas envasadas. Pruébalos, poco a poco te irán enganchando y tu piel lo notará.

 

Productos Speick, maquinilla clásica y brocha de afeitar.

Beneficios de afeitarse con brocha

 

Al usar las brochas de afeitar, junto con jabones o cremas de afeitar de buena calidad, se produce una espuma rica, densa y abundante, mucho más hidratante que cualquier espuma o gel de afeitar para usar sin brocha, lo que se traduce en afeitados más suaves y pieles más cuidadas. Además, la espuma generada no es tan seca, haciendo que disminuyan las irritaciones en la piel.

Otro dato importante es que los jabones y cremas de afeitar llevan consigo menos procesos industriales que los geles y espumas de bote, dando como resultado productos más naturales y respetuosos con la naturaleza y con nuestro cuerpo, menos contaminantes, y además, de mayor duración, ya que se necesita mucho menos producto para generar la misma espuma.

Claro está que un buen jabón o una buena crema de afeitar necesita de una brocha adecuada que ayude a crear la espuma necesaria.

Las hay de cerda, de caballo, sintéticas o de tejón…  encuentra la que más te guste en nuestra sección de brochas de afeitar.

Brochas Shavemac en La Barbería Shop

ERRORES A EVITAR EN EL CUIDADO FACIAL

La piel del rostro es la más sensible y expuesta, por suerte es la que más cuidamos. Pero es tirar el dinero si invertimos en una crema carísima y no la aplicamos correctamente. En ocasiones, debido a las prisas o al desconocimiento de algunas costumbres, realizamos errores en la aplicación de las cremas que disminuyen su efecto, y nos impiden obtener todos sus beneficios.

La crema facial es el cosmético por excelencia, el primer paso para cuidar la piel del rostro, aunque también influyen factores como la alimentación o la genética. Pero no vale con usar la crema que nos ha recomendado nuestro amigo/a, vecino/a o bloguero de moda, hay que saber aplicarla y, por supuesto, saber cuál es la que mejor nos va a nosotros, a nuestra piel, que además puede ser distinta en función de la estación del año.

Para poder aprovechar al máximo los beneficios de las cremas os indicamos unos errores que se suelen cometer:.

1- No limpiar el rostro. Para que una crema funcione la piel debe estar limpia. La costumbre es limpiar el rostro de las impurezas del día, por la noche (por supuesto, hay que hacerlo), pero también por la mañana, ya que por la noche también se acumula suciedad, sudor, restos del tratamiento de noche, etc…  ¿Con qué?, pues el agua es un buen vehículo para limpiar, pero no siempre elimina eficazmente los restos de las cremas nocturnas, por tanto un gel limpiador facial es una opción barata y eficaz, además de complementarlo con un exfoliante suave una o dos veces por semana.

limpieza facial

La importancia de la limpieza facial

 

 

 

 

 

2- Usar el mismo producto en el contorno de los ojos que en el resto del rostro. La piel del contorno de los ojos es sumamente delicada, es más fina y por eso suele arrugarse más que el resto. Por eso es imprescindible a partir de los 25 años utilizar un tratamiento específico para esa zona del rostro. Dando pequeños masajes al aplicar, hacia la sien, y no es necesario en el párpado ya que suele fabricar su propia grasa.

3- Aplicar demasiada cantidad de producto y de forma enérgica. No por poner más cantidad es mejor.  El exceso de producto cierra los poros y produce un exceso de grasa, provocando brillos. Aplica la cantidad justa para que se absorba fácil y rápidamente. Además, es mucho mejor no frotar el producto, sino aplicarlo con ligeros masajes, de abajo a arriba en la cara (para evitar favorecer el descolgamiento) y con pequeños toquecito en el contorno de los ojos.

4- No usar la crema adecuada. Cada piel es distinta y tiene unas necesidades diferentes. La crema que le funciona a tu amigo/a, quizás a ti no te funcione. El primer paso para elegir tu crema es que conozcas tu piel y que un experto te aconseje cuál es el producto que más te conviene.  También es cuestión de probar, hasta encontrar esa crema que te gusta por su textura, su olor y te funcione correctamente. En La Barbería Shop encontrarás una muestra de cremas faciales tanto para hombres como para mujeres.

5- Olvidarnos del cuello. La cara no acaba en la barbilla.  Aunque cada vez hay más firmas cosméticas que ofrecen cremas específicas para el cuello (y escote), en general, las cremas faciales sirven para estas zonas que, con frecuencia, solemos olvidar. ​

6- No ser constante con el tratamiento elegido. Para obtener buenos resultados, debemos ser constantes en la aplicación de las cremas. Por la mañana y por la noche, y siempre limpiando la piel antes.

7- Debemos incluir en nuestra rutina nuevos productos que complementan las cremas faciales. Nos referimos, por ejemplo, al serum, al pre-serum, al aceite facial, etc… La crema hidratante es el tratamiento base, indispensable para día y noche, pero podemos complementar e incrementar sus beneficios si añadimos a nuestra rutina productos como el suero o serum, la esencia, el aceite facial… No queremos decir que tengas que añadirlos todos, pero en la medida de tus posibilidades, incorporar por ejemplo el serum por el día o un aceite facial por la noche, ayudará a que tu piel se muestre más radiante y protegida frente al envejecimiento. El orden correcto es: limpiar la cara, aplicar serum o aceite facial (como el VITAEC) y luego la crema facial.